Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 noviembre 2010

Hace una semana ocurrió un evento en la localidad donde se dice que trabajo, Fortuna.

Resulta que tiene un circuito coqueto en el que de vez en cuando se realiza alguna competición. Y esta vez me dio por acercarme para ver que tal estaba.

Por la mañana se iba a dedicar a competición de motos, concretamente a supermotad, minimotard y minigp. No estuvo mal comprobar lo pequeñas que son esas motos, pero que corrían que se las pelaban.

Dos mangas por categoría con 15 vueltas en cada manga era en lo que consistía la competición. No se como iban en la general, ni quién fueron los ganadores, solo me dedique a disfrutar del olor a gasolina y del ruido, a veces, ensordecedor.

En las tres categorías estuvieron más luchadas, y por lo tanto más emocionantes, las primeras tandas que las segundas. En estas últimas, salvo las primeras vueltas, los corredores se fueron separando y apenas hubo lucha entre ellos, ni por el primer puesto ni por los demás.

Sobre las dos se acabó el espectáculo de las motos y empezaba el de los coches, el drifting. Pero esto queda para otra entrada.

Hasta pronto.

Anuncios

Read Full Post »

Señal incorrecta

Hace unos fines de semana, en el que estuve en Segovia con los Nikones, paseando por Pedraza me encontré con esta señal.

En un principio nadie se percató de la rareza de la señal. De primeras no es extraño que se prohiba circular por una calle y que se exceptuen ciertos vehículos. Pero, y aquí está lo raro, esta señal está en una calle estrecha, como la mayoría del pueblo, y lo que prohibe es el paso a todos los vehículos que midan menos de seis metros, es decir, lo contrario que todas las excepciones.

No puedes pasar con un seiscientos, pero si con un trailer de 18 ejes. Para suministrar a los hoteles, bares y locales comerciales del pueblo solo se puede hacer con trairlers o camiones grandes, nunca con furgonetas pequeñas o medianas. Poco más o menos que necesitas el carnet de tipo C para arriba para poder pasar por esta calle.

Hasta pronto.

Read Full Post »

KDD en Madrid

Segundo día de la KDD Nikones.

Después de un pequeño trasnoche (unos más que otros) recogimos los bártulos y nos despedimos de los asturianos, que se volvían para casa viendo que el domingo parecía que iba ser igual de malo que el sábado, respecto al tiempo me refiero.

Oficialmente la KDD terminó en el vestíbulo del hotel, aquí fue cuando Edu puso a prueba sus dotes de elocuencia, pero la gran mayoría íbamos a continuar por el Madrid moderno (las torres que se construyeron sobre el suelo de la ciudad deportiva del Real Madrid) y más tarde por el Madrid de los Austrias.

Con lluvia casi todo el camino recorrimos la hora escasa que hay desde Sepúlveda y Madrid. Y por suerte el cielo parecía que se abría por momentos, o, por lo menos, las nubes estaban más rotas y presagiaban menos lluvias. Eso si el frio y el aire no desapareció.

Llegamos a las torres y mientras las señoras se tomaban un café en el hotel de cinco estrellas de una de las torres nosotros dábamos la bienvenida a tres foreros que se unían para hacer fotos durante unas pocas horas.

Perdimos mucho más tiempo de lo esperado en la zona y se nos echó encima la hora de comer.

La pretensión era tomar un buen cocido y que así se fueran con buen sabor los dos canarios (el jefe y su novia).

Pero, ¡qué casualidad!, era el fin de semana de la trashumancia en Madrid y habían sacado a todos los borregos a pasear.

Asimismo los madrileños tomaron al asalto el centro de la ciudad, aprovechando que las tiendas estaban abiertas y vendían lana a precio de algodón.

Esto hizo que el bar al que pretendíamos ir estuviera al completo, y que el resto de los alrededores de la plaza Mayor se encontraran en la misma situación. Bien es verdad que era difícil encontrar sitio para trece.

Al final encontramos sitio en el Rey del Pimiento. Realmente era un pimiento su majestad.

Bien os digo que el local obtendría el premio japonés al aprovechamiento del espacio. Es más el lugar fue en el que se fijó la ministra de vivienda cuando recomendó los pisos de 30 metros cuadrados. Cocina, sala de estar, servicios, hall, comedor y habitaciones en un mínimo terreno. Si en Madrid está muy caro el suelo.

Es imposible (bueno, no lo es, este día se logró hacer) meter a tanta gente en tan poco espacio, además de compartirlo con miles de cachibaches y otras cuantas personas. La zona más amplia y abierta del bar eran los servicios. Es comprensible, si tienes que salpicar, por lo menos que no lo hagas en el plato del vecino.

Si a alguno de nosotros le daba un calambre en alguna pierna sufriría dolor durante toda la comida ya que era prácticamente imposible estirarla sin antes mandar a hacer cocios todos los platos de la mesa.

Si esto se puedo decir del habitáculo, que hablar de la comida. Que remedio, teníamos que morir allí que si no era para darnos de ostias hasta que nos salieran orejas en el lomo.

Mala de narices. Con lo único que disfrutamos fue con los pimientos de padrón (unos picos, otros…. también). En esto salieron casi todos llorando, pero por lo menos era por el picor de los pimientos no por la calidad de la comida.

Para terminar de hablar del restaurante, solo decir que no voy a hablar más de él y menos aún volver a visitarlo.

De todas formas el ánimo y las ganas de pasarlo bien no nos lo quitó la comida. Todos queríamos más KDDs, así que se empezaron a planificar lugares donde juntarnos el año que viene.

Para finalizar este post, quiero dedicar este corazón, así como el mio propio y el de mi mujer, a todos los que participaron, organizaron y que nos lo hicieron pasar tan bien en esta KDD. Solo espero que no sea la última vez que nos podamos reunir y ver.

Hasta la próxima.

Read Full Post »

Por fin he podido disfrutar de una de las famosas kedadas del grupo forero de Nikones.

Este año se celebraba la quinta edición. En las cuatro anteriores no pude asistir al celebrarse en territorio astur, es decir, a 1000 kilómetros de distancia de mi residencia.

En cambio, al celebrarse en Segovia me dio la posibilidad de poder asistir. Y así lo hice. La KDD fue hace dos fines de semana, pero entre la comida y la bebida no he podido publicar nada de la reunión.

El viernes no dio apenas para nada, aunque el poco tiempo que estuvimos lo aprovechamos bastante bien, comiendo y bebiendo. Llegamos sobre las diez y cuarto al hotel después de hacer una parada técnica en Cuenca para dejar a los niños con la abuela.

En Sepúlveda nos estaban esperando para empezar el condumio. Bueno alguno ya había empezado a picar, perdonable debido a la tardanza de nuestra llegada.

Tras las presentaciones oportunas pasamos a degustar las migajas que nos habían preparado, tras de lo cual nos fuimos al bar a charlar y reir tomándonos un mojito traído expresamente del Caribe.

Unas cuantas horas más tarde y con gran pesar (y cansancio) nos fuimos a planchar la orejilla.

Con sueño, pero con ilusión nos levantamos y después de un buen desayuno nos dispusimos a empezar las rutas previstas.

Con el coche nos marchamos a ver y a afotar el pueblo de Pedraza. Pueblo típico castellano que ha sabido guardar la fisonomía típica con casas de piedra y calles estrechas.

El día no acompañaba, lloviznaba, hacía un poco de frío. Mi ignorancia hacía que guardase bien la cámara para que no se mojase mucho, pero al ver como trataban los demás las suyas, que no les importaba que les cayeran unas cuantas gotas, empecé a hacer lo mismo, afotar.

Comenzamos en el castillo, donde nos aguardaban dos foreros más que no pudieron quedarse la noche anterior. Y desde este nos recorrimos todos los rincones de este pequeño y precioso pueblo. Allí nos ves, 19 personas con sus cámaras y trípodes parándonos en cualquier lugar para retratar todo lo que se menease y/o permaneciese estático.

Tras un par de horas en Pedraza volvimos a Sepúlveda para realizar una mini ruta senderista, la de los dos ríos, alrededor del pueblo. Aprovechando el momento otoñal pillamos a los árboles con las hojas de colores, verdes, amarillas, blancas, ni un color ni otro.

El día seguía sin acompañar, aunque, por lo menos, la lluvia nos dio un tregua mientras que hacíamos la ruta. Solo nos llovió un poco y fue durante la comida, con lo que no nos afectó mucho ya que nos resguardamos debajo de un puente.

La experiencia de la KDD iba resultando fenomenal, incluso para mi mujer, la cual recelaba un poco de si se lo iba a pasar bien o se iba a aburrir, ya que ella no es aficionada a la fotografía, y estar rodeada de un puñado de frikis que solo piensa con el miembro (la cámara, no seais mal pensados) no le daba buen feeling. Por suerte, en el grupo había unas cuantas mujeres que estaban en la misma situación, y como se dice por ahí, Dios las junta y ellas destrozan el mundo, je, je.

Terminamos la preciosa ruta que nos había preparado Edu y nos dispusimos a hacer otra. Esta con el coche para ver y fotografiar la ermita de San Frutos, metida en el parque natural de las hoces del río Duratón.

Esta ruta, además del aliciente del arte y del enclave en el que está situada la ermita, tenía otro plus añadido y era el de poder fotografiar buitres. La pena fue que llegamos un pelín tarde y los buitres se habían ido de cañas, con lo que apenas pudimos ver un par de ellos y de lejos.

Además la tarde había empeorado, en cuanto a la meteorología  se refiere, hacía mucho viento y volvía a lloviznar. De todas formas hicimos la rutica protegiendonos y afotamos todo lo que pudimos.

De vuelta al hotel, descansamos un poco y nos acicalamos para dar buena cuenta de la pata de cabrito que nos esperaba para cenar. Unos cubaticas y unas risas, por supuesto, también unas fotos.

Y a dormir.

Al día siguiente nos esperaba Madrid y más frio.

Hasta pronto.

Read Full Post »