Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 abril 2017

Resulta chocante, cuanto menos, que en una ciudad que en verano estás asado de calor, comparable al calor que hace en nuestra ciudad, Murcia, y lo caótica que parece, tenga una cantidad tremenda de fuentes, a cual más bonita y espectacular, y además, el agua que mana de ellas sea tan fresca y buena de sabor.

Todo tiene una fácil explicación. Resulta que todavía se usan (en su mayoría, supongo, no en todos los lugares) las antiguas canalizaciones del Imperio Romano, con lo cual, esas mismas están a una profundidad bastante profunda, valga la redundancia, esta profundidad hace que no le afecte el calor exterior, ni del asfalto. Esto en cuanto a la frescura.

En cuanto al sabor, es de donde se nutre. Los romanos (antiguos) construyeron infinidad de acueductos por los que traer el agua de los manantiales y lagos colindantes. Los romanos no eran tontos y no llevaban cualquier agua a su ciudad, ellos querían lo mejor de los mejor, era agua escogida.

Lo espectacular ya vino en épocas posteriores, de la mano de artistas y genios que eran “patrocinados” por potentados y papas de susodichas épocas, que lo único que querían era pasar como personajes únicos por las obras realizadas. De ahí vinieron las distintas mastodónticas fuentes de Trevi, del Agua Feliz, de los Cuatro Ríos, entre otras.

En este post os voy a contar algo de algunas de esas fuentes, junto a sus correspondientes fotos. Por supuesto, por falta de tiempo (en el viaje), se me escaparon algunas, de las cuales solo las mencionaré. Tendré que volver para terminar de verlas.

Fuente de las Tortugas.

Dicen que es una de las más bonitas fuentes de Roma. Pues me la perdí, el día que tocaba ya habíamos visto mucho estábamos machacados, con lo que no llegamos a verla. Se encuentra en el barrio judio, entre el Largo Argentina y el Tiber, en la plaza Mattei, y es obra de De La Porta, aunque las tortugas se pusieron a posteriori y son obra de Bernini.

Su agua procede del acueducto Virgo.

Fuente del Moro.

Una de las tres fuentes que se encuentran en la plaza Navona. También es de De La Porta y también fue modificada por Bernini, precisamente colocó la figura del moro en el centro de la fuente.

Esta se nutre del acueducto Marcia.

Fuente de los Cuatro Ríos.

Es la fuente central de la plaza Navona y, sin discusión, la más espectacular. Está dedicada a los cuatro ríos más grandes conocidos de la época en que se hizo, Danubio, Nilo, Ganges y Río de la Plata. La fuente la realizó Bernini por orden del papa Inocencio X. En ella se encuentran cuatro figuras humanas que representan a los cuatro ríos mencionados, y otras figuras menores como plantas y animales (león, caballo, dragón, etc.). Todo ello está coronado con un obelisco egipcio de la época romana. Uno disfruta viendo la fuente una y otra vez, es una maravilla. Lo malo fue la época en la que fuimos, verano, que estaba atestada de gente, y no podías gozar con tranquilidad de la misma.

El acueducto Virgo es el que le lleva el agua.

Fuente de Neptuno.

Fuente situada en la esquina norte de la plaza Navona, y forma el triunvirato con las del Moro y los Cuatro Ríos. Antíguamente (cuando se hizo) no incorporaba ninguna figura destacable y se llamaba “dei Calderari” (de los calderos), por una calle que había al lado donde se hacían calderos y ollas. También es obra de De La Porta, pero, como he dicho, en esta se debió esmerar muy poco, o había muy poco dinero. Las figuras de Neptuno luchando con un pulpo, y las de las Nereidas, cupidos y caballitos no se incorporaron hasta mediados del siglo XIX. Evidentemente, fue a partir de este siglo cuando tomo el nombre actual de Neptuno.

Le llega el agua del acueducto Virgo.

Fuente del Tritón.

Se encuentra en la plaza Barberini. Es otra de las fuentes de Bernini que hizo por mandato de los Barberini, en este caso, por el papa Urbano VIII. La fuente es Tritón lanzando agua a través de una caracola sentado en una concha. Alrededor de las figuras aparecen abejas, símbolo de los Barberini. En esta fuente, como en otras, también está la tontería de que si lanzas una moneda vuelves a Roma. Como no lancé ninguna moneda, ni en esta, ni en ninguna otra, creo que los dioses no me dejarán volver a Roma.

Le cae el agua del acueducto Agua Feliz.

Fuente de las Abejas.

En italiano “delle Api”. El propio nombre ya indica quién la mandó construir, los Barberni, cuyo símbolo son las abejas, y también la realizó uno de sus “vasayos”, Bernini. Da la casualidad que también está cerca, en la misma plaza, la plaza Barberini, que otra del mismo autor, la del Tritón, aunque esta está un poco más escondida, si no sabes que está allí no la ves, además que es más pequeña y que el diseño hace que no parezca una fuente, es una ostra gigante (sin perla) abierta de par en par con tres abejas en el centro.

Al igual que su partener de plaza, el agua, también, viene del Agua Feliz.

 

Fuente del Agua Feliz o del Moises.

Para mi es la más fea, o una de las más feas, de la ciudad. Parece más un arco de triunfo que una fuente, con un pedazo de Moises en el arco central, que asusta más que otra cosa. Parece decir que nos vayamos con viento fresco a beber a otra fuente más que invitarnos a beber de ella.

La realizó Giovanni Fontana a petición del papa Sixto V con la intención de suministrar agua al Quirinale. Además del Moises y los relives de los arcos laterales, tiene la fuente cuatro leones que fueron encontrados en el Panteón de Agripa. Estos son ahora copias, los originales están en los Museos Vaticanos.

El agua viene del acueducto Agua Feliz, en la antigüedad, el acueducto Alessandrino.

Fuente de la Barcaza.

Bernini hizo multitud de fuentes y una de ellas no fue esta. Esta fue hecha por su padre, Pietro Bernini. Situada en la plaza de España, a los pies de la escalinata, entre esta y la calle Condotti. Simula un barco, pero un barco hundido. Resulta curioso que un barco debería flotar, pero el asfalto moderno u otras obras han hecho que te tengas que acercar mucho para poder ver la fuente, al contrario que todas las demás fuentes. Vista desde lejos (si la gente te lo permite) parece que está hundida.

Le suministra agua el acueducto Virgo.

Las Cuatro Fuentes.

En el cruce de las calle Cuatro Fuentes y Quirinale, una fuente en cada esquina, están las fuentes que forman el conjunto de las Cuatro Fuentes. El Arno, el Tiber, Diana y Guinone son los nombres de cada una de ellas. Las dos primeras, representadas por hombres, simbolizan a Roma y Florencia, y las dos últimas, son féminas y representan la fidelidad y fuerza. El Tiber, Arno y Guinone fueron hechas por Domenico Fontana, el hermano del que realizó la fuente de Moises, y Diana fue realizada por Pietro da Cortona. Todas fueron financiadas por Mattei, el mismo que mandó construir la de las Tortugas.

Su agua viene del acueducto Agua Feliz.

Fuente del Agua Paola.

Otra fuente pequeñita. Muy similar a la del Moises, Giovanni Fontana (su hacedor) debía ser nuestro Calatrava, no hacía cosas muy distintas unas de otras. Esta a pesar de ser también muy grande y parecer también un arco de triunfo (esta vez con cinco arcos en lugar de tres), da la sensación de más pequeña debido a la amplitud del terreno en el que está, apenas hay edificios alrededor y tiene más espacio. También recibe el nombre de fontanone o fuente grande (no se en que se basarán). Esta fuente, como la de Trevi, es el punto final del acueducto, es decir, a partir de aquí el agua ya no es canalizada por el acueducto y si por cañerías.

Su agua viene del acueducto Agua Paola

Fontana de Trevi.

Si a alguien se le pregunta por una fuente de Roma, sin duda, este responderá que la Fontana de Trevi. Si a Roma le quitasen esta fuente, perdería bastante de su encanto. Roma no puede pasar sin Trevi, ni Trevi puede estar sin Roma.

Está situada en el punto terminal del acueducto Virgo. Su origen parte desde que se quiso restaurar el acueducto y se puso una pequeña fuente con tres estanques y que se llamó Fontana de Treio. Eso fue allá por 1410. Pero 43 años después se encargó a Alberti una fuente con un solo estanque que ocupara los otros tres.

Al cabo de dos siglos, se le encargó a Bernini realizar una fuente más “dramática”, la cual no se llegó ni a empezar (por la muerte del papa del momento), solo consiguió transformar el cruce de caminos en el que estaba, en la plaza actual y colocar la primera piedra de lo que luego fue. Unos años después los conde-duques de Poli construyen un palacio a la espalda de la fuente existente, dejando claro que cualquier transformación de la fuente debería ser sin causar ningún daño al palacio.

No fue hasta el siglo XVIII cuando se lleva a cabo lo que es la fuente actual. Con la oposición de la familia Poli (esta tapaba casi por completo una fachada del palacio), se encargó a Nicola Salvi que terminara la fuente, cuyo diseño respetó bastante el de Bernini. La fuente se empezó a construir en 1732 y se terminó en 1762, con lo que Salvi no vio terminada su obra, murió en 1751.

La fuente tiene tres nichos entre cuatro columnas que cubren las dos plantas del palacio. En el nicho central está situado el Titán Océano (no Neptuno como creen otros) encima de una concha llevada por caballos , acompañado por dos estatuas que simbolizan la Abundancia y la Sobriedad.

A parte de otras figuras en el conjunto escultórico, destaca una por su curiosa leyenda, el As de Copas. Es una gran copa que se sitúa en el lado derecho, en el murete que rodea la fuente. Está como apartado y su posición se debe a que un peluquero que tenía su negocio en ese lado de la plaza, estaba continuamente despotricando de la obra el jaleo que montaban, con lo que Salvi construyó una copa (la de la foto) y la puso justo delante de su negocio, tapándole así la visión sobre ella, tanto durante la obra, como después de terminada la misma.

Desde entonces hasta ahora, la fuente solo ha tenido que ser restaurada lo justo para que podamos seguir contemplándola en todo su esplendor y majestuosidad, toma ya.

La manía de arrojar monedas para que encuentres el amor, o el desamor, o vuelvas a Roma, hace que se recojan unos 3000 euros diarios de la fuente. Lo bueno de esto es que se entrega el dinero a caridad.

Por supuesto, además de estas hay pequeñas fuentes, fuentes más “normales”, con un pequeño caño (en Roma son “I nasoni”) para beber agua, como las que hay en los parques. Y también están las que forman parte de una rotonda o de una zona central de una plaza en la que circulan los coches, como la que existe en la plaza de la República. Según info.roma.it hay 362 fuentes en Roma.

Es evidente que me he dejado bastantes, por la ignorancia de su existencia o por haberme olvidado de ellas, pero, que le vamos a hacer, no se va a tener todo en esta vida.

Anuncios

Read Full Post »

El cuarto día en Roma empezó a una velocidad lenta. Que nueve personas se pongan en solfa a una hora temprana es bastante complicado.

Hoy tocaba ver unas dos o tres iglesias, cinco fuentes, dos plazas y unas cuantas callejas con su gente de por medio.

Como todos los días anteriores y los que iban a llegar, mientras que los demás se iban acicalando yo iba viendo los mapas por donde íbamos a pasar (para eso soy muy neuras), preparando la audioguía, además de la cámara de fotos y sus pertinentes apechusques.

Cuando todos hubimos desayunado, nos hubimos pintado y vestido, nos dispusimos a salir y pillar los correspondientes autobuses para acercarnos a la plaza Barberini. Al llegar a ella vimos que era la hora del almuerzo y decidimos que antes de seguir, con el calor, por esas calles romanas, tomáramos algún bocado o bocadillo.

Prácticamente en la misma parada del autobús se encuentra el bar Pepi’s, que no tiene nada que ver con la señorita Pepis. Tenía buena pinta así que pasamos allí. Luego la pinta se convirtió en verdadera y nos sentaron muy bien los bocatas que tomamos.

Con eso de ser españoles y que la selección de fútbol quedó campeona del mundo, en prácticamente todos los sitios que pasábamos nos hacían comentarios al respecto. Y en Pepi’s no iba a ser distinto, máxime cuando uno de los camareros era brasileño. Así que ese día ya tuvimos bastante, que nosotros eramos lo campeones del mundo, que ellos habían sido cinco, que si yo, que si tu. Al final no sacamos nada en claro. Bueno, si, que nosotros eramos los campeones, je, je, je.

Trajinado el almuerzo era hora de salir a patear cierta parte de la ciudad. Empezamos en Barberini con dos de las muchas fuentes de la ciudad, la de Tritón y la de las abejas.

Las dos se nutren de la fuente que hay un poco más arriba, y que más adelante iríamos a visitar, la fuente del agua feliz.

La del Tritone fue realizada por un “nini”, Bernini. Fue la primera fuente que construyó, y está hecha en mármol travertino, ahí es na.

La fontana delle Appi está situada en una esquina de la plaza Barberini, como escondida para pasar más desapercibida. En su ornamentación están las abejas que eran el símbolo de los Barberini. Los romanos de aquella época (siglo XVII) le tomaron un poco de ojeriza debido a que en la inscripción de la concha señala como que está hecha en el año 22 del reinado del papa Barberini, Urbano VII. Pero fue inaugurada unas semanas antes haciendo que los romanos dijeran que eso traería mala suerte. Dio la casualidad que ocho días antes de cumplirse el vigésimo segundo aniversario del papa, este cayó fulminado por la guadaña de la muerte.

Gente supersticiosa hay por todos los lados, que le vamos a hacer.

De la plaza fuimos, subiendo por la calle Barberini, a la iglesia de Santa María della Vittoria, en la calle 20 de septiembre, justo en la esquina con el Largo Santa Susana.

¿Qué tiene esa iglesia que no tengan otras? A simple vista no tiene nada de especial. En un principio estaba dedicada a San Pablo, pero tras una victoria sobre los protestantes pasó a conmemorar la victoria y a Santa María, de ahí su nombre actual, Santa María della Vittoria.

La iglesia es pequeñita, pero su fachada y su interior es barroco. Lo curioso es que ha tenido un incremento de visitas debido a que Dan Brown la utilizó para su libro “Ángeles y demonios”. Pero por lo que realmente es válida, y por lo que fuimos nosotros, es por “El éxtasis de Santa Teresa” de Bernini. Es la escultura más famosa (para nosotros los españoles) de este autor. Esta hecha en mármol y se encuentra en la capilla Cornaro, junto a las esculturas de sus dueños, los Cornaro.

Allí estábamos nosotros junto a unos cuantos intentando hacerle diversas fotos a la escultura, además de ver el interior de la iglesia. Esta ya no tiene nada más, tan destacable como el éxtasis, pero eso es lo bueno que tiene Roma, que para ver una escultura u otro elemento artístico te tienes que recorrer prácticamente todas las iglesias de la ciudad.

Nada más salir de la chiesa, te encuentras con una de las “fuentecitas” de Roma, la del Agua Feliz. Como ya he dicho antes, esta fuente también sirve de agua a las dos que hay en Barberini. Pero, ¿de dónde sale el agua que abastece esta fuente?

Un papa anterior al que está ahora, pero muy anterior, hizo reconstruir el acueducto Alessandrino que traía agua del pueblo de Palestrina (no confundais con Palestina) para nutrir la fuente. Lo curioso es que la fontana fue mandada hacer a Giovanni Fontana, una fontana hecha por un Fontana.

La fuente es tremenda de grande. Un conductico pequeño que echa agua rodeado de cuatro leones, un Moisés gigante, cuatro columnas de mármol y dos relieves de payos de aquel tiempo. Con lo sencillo que es un columnita que no llegue al metro de altura, con un tuvito que sobresalga y del que emane el agua. Pues no, necesitan hacerle un “marco” imperial. Seguramente Fontana dijo en su día: “dar agua no se si dará, pero verse, por mis huevos, que si se ve” E hizo lo que hizo.

Otra curiosidad de su construcción es que los materiales los fueron cogiendo de ruinas romanas. Algunos mármoles de las termas de Diocleciando que están cerca de la fuente y los leones son del Panteón de Agripa.

Seguimos nuestro caminico y nos vamos a la plaza de la República bajando por la via Orlando Vittorio Emanuel (aquí todos se llamaron en algún momento Vittorio Emanuel).

La plaza es preciosa. Con una fuente central, la iglesia de Santa María de los Ángeles y los Mártires y las termas de Diocleciano a nuestra izquierda, y dos imponentes edificios, que creo que son hoteles, o por lo menos eso aparentan, a la derecha, si a eso le añades que es diáfana, no tiene obstáculos centrales que estorben para verla (salvo la figura central de la fuente), hacen de la plaza una de las plazas más grandes y bonitas de Roma, por supuesto para mi gusto, aunque también es verdad que Roma es bonita toda ella. Además dice la historia que la plaza formaba parte de las termas de Diocleciano, concretamente aquí estaba la palestra o gimnasio al aire libre de las mismas.

Antes de ir a las termas nos colamos en la iglesia de Santa María de los Ángeles y los Mártires. No entramos por nada en especial, pero al hacerlo nos quedamos sorprendidos por el tamaño que tiene (con respecto a lo que debería ser una iglesia “común”) Por supuesto, si la plaza era parte de las termas, la iglesia no iba a ser menos. La fachada era un ábside del caldarium y el vestíbulo era el tepidarium.

Pero lo que nos llamó la atención es el meridiano solar que hay en el crucero de la basílica. Diseñado por Miguel Ángel, con el se pretendía medir el calendario Gregoriano y marcar la llegada de las cuatro estaciones.

La iglesia (que parecía no ser nada) tiene también una importante pinacoteca y, entre otros, está enterrado el papa Pio IV. Y se hospician funerales de estado y de personal del ejército italiano.

Tras esto fuimos a ver las termas, pero nos quedamos con las ganas, a unos no le apetecían y otros estaban un poco cansados, y preferimos seguir la ruta del día, que todavía quedaba bastante.

Solo era casi la una y ya teníamos bastante información metida. Ahora tocaba andar un rato (casi una hora, con paradas incluidas) hasta llegar a nuestro siguiente gran punto, la Fontana de Trevi.

Por el camino nos pusimos a ver en la esquina de las calles Cuatro fuentes y Quirinale las cuatro susodichas fuentes, cada una en una de las cuatro esquinas, como jugando a las cuatro esquinas.

De allí, bajando por la via del Quirinale, pasamos por la puerta de la iglesia de Sant’Andrea del Quirinale, de Bernini, donde no pudimos entrar por la hora que se nos hizo. Una lástima pues dicen que está muy bien.

Con el palacio del Quirinale a la derecha seguimos hasta la plaza del Quirinale donde está situado uno de los trece obeliscos de la ciudad.

Y desde aquí, entramos, otra vez, en la ciudad estrecha y sinuosa. Nos dirigíamos a ver la Fontana de Trevi.

Siempre en descenso, fuimos callejeando en lugar de ir lo más directo posible, para disfrutar de los rincones que esconde la ciudad, hasta terminar por asomarnos, otra vez, en las aguas de la fuente maravillosa.

La imagen fue totalmente distinta a la que tuvimos en la noche de llegada (aparte, claro está, de la luz del día)

El gentío era el mismo, da igual que vayas a la hora que vayas que siempre está llena la plaza, pero la luz del sol hacía resplandecer el agua, así como las figuras de la fuente.

Llegamos sobre las dos de la tarde y empezamos a buscar huecos para sentarnos y disfrutar de la vista, y permanecimos allí hasta las cuatro y media de la tarde (contando el ratico de la comida del cual no recuerdo nada de nada, ni donde, ni como, ni el que comimos) Nos recorrimos cada uno los sitios de la plaza y tuvimos todos las visiones de la fuente.

Para no hacer demasiado largo este post, hablaré con más detalle de la fuente (y de otras fuentes) en otra entrada, más adelante.

Tras dos horas disfrutando de esa maravilla seguimos nuestro camino, esta vez hacia el Ara Pacis, un altar romano, de la época del Imperio Romano, de Roma, que también. Bueno, ya me entendeis, y si no, ajo y agua, je, je.

Es uno de los monumentos más famosos de la antigua Roma, pero que por su tamaño y posición en la ciudad no es muy visitado. No es tan espectacular como el Foro o el Vaticano o el Coliseo, y por eso está como ignorado por la gente.

Como he dicho es un altar, que conmemora las conquistas de Hispania y Galia. Es del siglo 9 a.C.. Casi todo es original, solo se han puesto algunas piezas que no se encontraron cuando fue desenterrado en el siglo XVI. Tiene unos relieves espectaculares en los cuatro lados, de incluso animales que no tienen nada que ver con los éxitos de los emperadores.

El altar está situado junto al río Tiber, “escondido” entre cuatro paredes de cristal, junto a una de las ruinas peor conservadas de la ciudad, el Mausoleo de Augusto.

De aquí salió muy contento Alejandro, pues se compró un comic sobre la lucha de gladiadores en el Coliseo. Todo lo que sea luchas y peleas le gusta. Vamos a tener que llevarlo al psicólogo.

Nada más salir de ver el Ara Pacis nos encontramos una pequeña plaza, que formaba parte del “complejo” del altar, en la que había una de esas fuentes con muchos chorros que salen del suelo y en la que los chavales se lo pasan genial pasando entre ellos. Además formaba una pequeña balsa de apenas unos centímetros de profundidad y en la  que Juanpe aprovechó para meter los pies y refrescarlos un poco de la paliza que nos estábamos dando este día.

Ahora tocaba visitar España, la plaza de España, famosa por sus escalinatas que ascienden a la Trinidad del Monte, y para eso cogimos la calle Tomacelli que sale desde la fuentecilla susodicha, alejándonos del río. Esta calle conecta con la vía Condotti que nos llevó diréctamente a la plaza. Durante el recorrido pudimos ver la marabunta de gente que circula por Condotti y Corso. Es una zona muy concurrida a pesar de los pocos monumentos que hay por la zona. Supongo que pasarán por aquí por las tiendas y cafés.

Llegamos a las seis y media y estaba, ¿cómo estaba la plaza? ¡abarrotá! Como en casi todas las imágenes que he visto la escalinata estaba casi petá y corría un gentío de acá para allá y alrededor de la fuente que simula una barcaza que hay en la plaza.

¿Porqué está siempre así la plaza de España? ¿tan llena de bullicio? Arquitectónicamente no es una joya de ninguna época (algunos dirán lo contrario) La Trinidad no es para tanto, hay muchas iglesias en Roma con muchísimo más valor artístico que esta. El obelisco es uno de los muchos que hay en la ciudad, no tiene nada más especial que otros. Y la escalinata es una como otra cualquiera. Lo más destacable puede que sea la fuente realizada por Bernini que simula un barco. Cada cosa por separado no tiene mucho, pero todo junto forma una estampa bastante acogedora y fotogénica.

Para nosotros, los españoles, es el lugar donde poder ir a reclamar algo o a pedir ayuda si nos sucede algún contratiempo, pues es donde está la embajada española.

Lo curioso de la plaza y de la escalinata es que antes de llamarse así era la plaza de Francia debido a que la escalinata fue financiada con dinero francés, incluso del propio rey, Luis XV. En estos tiempos que corren que les ganamos en casi todos los deportes a nuestros vecinos y que nos han llamados drogadictos por ello, seguro que nos tildarán de ladrones si se enteran que se cambió el nombre llegado un momento, je, je.

Aquí el grupo se dividió, unos queríamos subir las escaleras y otros, debido al cansancio y al dolor de pies, querían ir más directos a la plaza del Popolo, nuestro siguiente, y último, destino del día. Alejandro, Elena, Encanni, Juanpe y el menda nos fuimos por las escaleras y Toñi, Geli, Peter y Ángela se fueron por abajo y quedamos en Popolo.

Ellos llegaron antes y nos esperaron tomando un capuchino en un café del lugar. Nosotros, de pisar todos los peldaños de la escalera, nos fuimos a ver la casa de los Medici, por fuera claro, o lo que yo creía que era la villa Medici.

La villa está justo al lado de la Trinidad y lo que yo creí que era está un poco más allá (la foto de arriba) que al final me enteré no era la casa de los Medici. En el momento me pareció muy chula (y sigue siéndolo) con esas columnas exteriores, rodeada de jardines y con unas vista cojonudas de la ciudad.

Justo al lado, adentrándote un poco en Villa Borguese, hay otro obelisco, el que hace el número “no se cuantos” de los que ya hemos visto.

A nada de allí hay un gran espacio abierto con un mirador que da a la plaza del Popolo, donde te encuentras con otro obelisco. Esto romanos debieron dejar Egipto pelao de obeliscos. Tienen que estar todos aquí. A parte de esto, desde el mirador tenía unas vistas perfectas de la plaza y sus alrededores, encima estaba ya cayendo el sol y la iluminación de la zona le daba un punto de belleza que hacía que te quedaras, no extasiado, eso sería una exageración, pero si embelesado con lo que estabas viendo.

Por unas escaleras que salían cerca del mirador comenzamos a descender para reunirnos con el resto del grupo y para ver más de cerca la plaza.

Ya allí, y reunidos todos, tocaba disfrutar de uno de los emplazamientos más abiertos de Roma. En esta plaza está una de las puertas  por la que se accedía a la ciudad, la porta del Popolo, al lado de esta se encuentra la iglesia de Santa María del Popolo y en el lado contrario de la parte estrecha del óvalo (la plaza es ovalada) están las iglesias, casi gemelas, de Santa María del Montesanto y Santa María de los Milagros. En el centro un obelisco rodeado de leones echando agua, osease, fuentes. Y en cada lado de la parte larga dos fuentes con esculturas de motivos mitológicos, tridentes, tritones, y personajes de esos.

Estando allí Alejandro flipó con una Lamborghini “no se que”, el sabe cual es, pero como no me llaman la atención ese tipo de coches, más allá de lo estridentes que son por el ruido que hacen y por el diseño que tienen, yo no se como se llaman y no me preocupo por saberlo.

Después de haber descansado un poco era el momento de pensar donde ir a cenar, así que comenzamos a andar hacia casa y ya encontraríamos algún sitio. Eso si, elegimos dar un rodeo, sin darnos cuenta de ello, para llegar a la plaza.

En algún momento de la caminata por la via del Corso decidimos agenciarnos unos bocadillos, y por no se que circunstancia íbamos a comprárnoslos en alguna de las tiendecillas que hay detrás de la plaza Navona.

Así un poco más adelante de la plaza de la Columna, la  de Marco Aurelio, torcimos a la derecha y entramos en la plaza de San Ignacio. Aquí nos hicimos un par de fotos, pues la plaza se hizo para simular un teatro, con las casas en semicírculo, y nos pareció curiosa.

Al poco tiempo llegamos a nuestro destino y empezamos a decidir dónde nos los comprábamos, los bocadillos. Hay un par de sitios, de localuchos que no llegan a ser bares, pero que te venden bocatas, bebida, e incluso algún souvenir. La verdad que si podéis comer sentados en un restaurante, mejor, antes que elegir esta opción. Pero bueno, tampoco pasa nada por cenar bocadillos alguna noche, digo yo.

Nos lo comimos tranquilos, al lado de miles de personas, y con un bullicio bastante alto, en unos bancos de la plaza Navona. Y tras ello nos fuimos arrastrando los pies hasta la parada de autobús de la plaza de la Rovere, donde para el bus que nos llevaba a casa.

Hasta llegar allí nos fuimos por la orilla del río, donde pudimos ver el castell Sant’Angello iluminado. Por supuesto, aproveché para afotarlo.

Molidos cogimos el bus que nos dejó en la puerta de casa, subimos, y nos dormimos casi vestidos, no pudimos ni con las zapatillas. Ahora tocaba descansar, mañana Dios diría.

Read Full Post »

Día soleado, pero sin calor extremo. Entramos por el extremo sur. La vista casi no llega al final. Un espacio abierto maravillosamente compuesto, cada piedra se encuentra situada en su lugar.

A pesar que en la actualidad todo está enfocado hacia el turismo, con bares, heladerías o tiendas de recuerdos, en la antigüedad no fue así, y tuvo otro uso bien distinto, aunque también guardando un parecido con la diversión. Fue un estadio de juegos, el estadio de Domiciano. Todavía en el extremo norte por detrás de los edificios se conservan ruinas del antiguo estadio.

Este estadio era capaz de albergar hasta 30000 espectadores y se podían ver los agones (juegos) De esta palabra, agones, es de donde dicen ha derivado al palabra Navona. Hay que echarle bastante imaginación para formar Navona de agona. Al estadio se le llamaba Circus agonalis. De agone acabó en navone y de esta a navona. Creo que hay muchos pasos intermedios que no quedan claros en este tema como para tomarlos como ciertos.

La plaza es rectangular con uno de los extremos, el norte, de forma circular (forma característica de los circos romanos). Es de estilo barroco y se convirtió en plaza en el siglo XV. Está adornada con tres fuentes creadas por Bernini (la central) y Della Porta (las dos laterales) En la hilera de edificios del oeste está la iglesia de Sant’Agnese in Agone y la embajada de Brasil, que en un principio fue un único edificio (palacio Pamphili) mandado a construir por el papa Inocencio X de la familia Pamphili. Estos dos edificios fueron hechos por Borromini.

La fuente del Moro está situada en el lado sur. Llamada así por las criaturas “extrañas” que añadió Bernini.

La fuente que está en el lado opuesto es la dedicada a Neptuno.

La maravilla que hay en el centro es la fuente de los Cuatro Ríos, dedicada a los cuatro ríos que se conocían en aquella época: Nilo, Ganges, Danubio y el de la Plata, cada uno está representado por una figura humana y un animal. La fuente está coronada con un obelisco, que hizo traer Domiciano para su circo.

La leyenda cuenta que Bernini hizo una de las figuras de su fuente con una mano como protegiéndose del posible derrumbe de la iglesia (hecha por su enemigo, Borromini) que decían que estaba ligeramente inclinada; y que Borromini hizo que la figura de Sant’Agnese llevara la mano sobre el pecho, como diciendo “no caeré”. Pero todo es falso ya que la fuentes se hizo con anterioridad a la iglesia.

Por último, decir que en el semicírculo (en el lado norte) encontramos una heladería que ponía unos helados de muerte. Seguramente habrá otras heladerías mejores, pero estos estaban muy buenos (sobre todo, el de nocciola) y unido al entorno, hacía que nos sentaran cojonudamente bien los condenaos.

Read Full Post »