Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Crítica’ Category

Por fin he terminado con la trilogía, que leído lo leído, bien podría ser una bilogía, ya que el segundo y tercer libro es uno dividido para sacar más pasta al populacho.

El último libro está bien pero es demasiado extenso, demasiada investigación para saber el resultado, que se intuye leyendo el segundo libro y parte del tercero.

Al igual que en el resto de los libros anteriores de la trilogía de Larsson, hay partes que son innecesarias, en este, por ejemplo, se tira más de 25 páginas explicando la vida de un personaje que se suicida tres páginas más adelante, para mi una narración totalmente innecesaria para el resto del libro, y por lo tanto prescindible.

Visto lo visto, o mejor dicho, leído lo leído, en este caso de la trilogía de millenium, se puede decir que el marketing ha hecho un gran papel para que la gente lo compre, porque literariamente no es, de lejos, algo de lo que se pudiera sentir orgulloso el escritor. El libro no es malo, pero el boom que ha tenido ha hecho que esté más arriba de lo que, para mi, debiera.

Otra cosa que no entiendo es el porqué se le llama trilogía. Lo que yo entiendo por trilogía es una historia dividida en tres con ligeras variaciones entre los tres libros. Pero aquí lo único común son los personajes y no tanto la historia. El argumento del primer libro no tiene nada que ver con el resto. Pero ahí entra el marketing, el nombrar a estos libros trilogía ha hecho que la gente acabe comprando los tres.

Aún así la editorial sueca amenaza con un cuarto libro. A mi que no me esperen o que lo hagan sentados para que no se cansen, ya que no me lo voy a comprar ni pedir prestado a nadie.

A pesar de lo que parezca, a través de mis comentarios, los libros merecen la pena siempre que se quiera pasar sólo un buen rato, sin más pretensiones.

Anuncios

Read Full Post »

Sangre y violencia. Música y guión. Todo esto va unido siempre a Tarantino.

La película esta bastante bien, pero, para mi, no llega a ser de las mejores de Quentin. Como siempre sabe manejar muy bien la camara y a los actrores, apoyándose en un gran guión. Consigue llevar a cabo un buen maquillaje y un muy buen vestuario.

Pero, para mi, falla, esta vez, en la elección de la música. Creo que no le pega a este tipo de películas. Seguro que le iría muy bien a las que hizo en años anteriores, pero no en esta. Y otra cosa que falla es en el “esperpentico” final. Es una película de ficción, y por eso puedes hacer lo que quieras, basada en un época que existió y que los personajes, salvo excepciones, existieron. Pero expresa un deseo que tuvieron muchos de los que vivieron aquella cruel guerra. Ese es el final que hubiesen querido los aliados. No voy a chafar el final, aunque se intuye, para que aquellos que la quieran ver que vayan, pero ya les digo que a mi no me ha gustado el final. Tal vez mi mente me lleve a un final más lógico o realista dentro de los que puede ser un final “no cierto”.

Un puntazo de la película, y que va de más a menos, es la caracterización del malo-malísimos alemán, Hans Landa, que no es primo de Alfredo Landa. Este actor, creo que se llama Christopher Woltz o algo así, lo borda, pero lo que parece al principio un nazi inteligente, frio y despiadado, se va convirtiendo en un lumbreras que sabe más idiomas que el difunto Papa Juan Pablo II, lo que le hace un tanto repipi, sobre todo, cuando sale al final con más medallas colgadas que Michael Phelps.

Todos estos fallitos, junto algunos muy claros de script, no hace que baje su calidad y que se quede en una buena película, pero que eso si, como muchos directores de la actualidad, hará que la ames o la odies, con Tarantino no hay término medio. Yo, la amo.

Hasta pronto.

Read Full Post »

Una película sorprendente, por lo mala y chabacana. No es que sea un viejales y un retrógrado, pero más bien parecía una película de universitarios, tipo “Porkys”,  que otra cosa.

Esto lo digo en base al guión, basado principalmente en tres palabras: polla, pene, picha. A partir de esto el vocabulario se amplía en base a esas palabras y/o similares, es decir: mamada ,chocho, tetas, etc. Por supuesto, los verbos utilizados son de un lenguaje similar: follar, mamarla, chuparla. Creo que la palabra amor o el verbo querer (de amar), salen bien poco a lo largo de la película. Con este guión seguramente hará que los adolescente  idolatren al director (que qué casualidad es el guionista), pero lo que es a las quince escasas personas que estábamos en el cine, no.

El director, Jud Apatow, es joven en esto de dirigir con solo tres películas a sus espaldas: “Virgen a los 40” (más de los mismo), “Lío escandaloso” (tres cuartos de lo mismo), y esta a la que me estoy refiriendo; pero como no cambie me parece que se va a dedicar a hacer películas del grupo z.

Se supone que es una comedia pero más bien veo un seudo drama con algún punto gracioso, más que nada porque no me reí apenas, y no fue el único que se mantuvo callado. Para más inri, su duración es de dos horas y media con lo que se me hizo eterna esperando a que pasara algo gracioso, pero es que hasta Adam Sadler está realmente mal, ya de por si tampoco es que sea una fiera actuando, pero aqui lo remata de mal. El resto del elenco de “actores y actrices” están para encerarlos en un armario y tirar la llave.

En fin, que tiré el dinero tontamente pensando que iba a pasar un rato agradable. La próxima vez tendré que elegir mejor la película.

Hasta pronto.

Read Full Post »

¡Bueno, bueno, bueno!

Esto es otra cosa. No solo me lo he pasado mejor, sino que se nota que está mucho más trabajado que su primera parte.

Como el anterior, está escrito de la misma forma, con el mismo lenguaje, fácil y entendible, salvo algunos palabras en inglés que solo las personas que saben ese idioma podrán entenderlas y que no se porque no han sido traducidas al castellano en el momento adecuado. En lugar de dejarlas en inglés les podían haber traducido y entrecomillado y solucionado.

El libro empieza mal, con un tiempo en el Caribe que se hace totalmente inútil, pero que pasado esto el ritmo se va incrementando y prácticamente ya no se puede parar de leer. Eso creo que es debido, como ya he dicho antes,  a que se ha hecho con más cabeza. Esa cabeza pensante que ha hecho que la acción transcurra en un corto espacio de tiempo y parezca que tengas que correr para saber lo que va a pasar en la siguiente página.

Para colmo deja el final colgado y te deja con la miel en los labios de saber la solución, que evidentemente la ha puesto en la última parte. Habrá que leérselo, que remedio.

Hasta pronto.

Read Full Post »

Después de casi dos años sin leer un libro, o dejármelos a medias, por fin, estos días he terminado uno, el primero de la trilogía de Millenium de Stieg Larsson: “Los hombres que no amaban a las mujeres”.

Entretenido he estado durante ocho días que es lo que he tardado en leer las casi 700 páginas que tiene el libro. Pero puedo decir que no es uno de los mejores libros, de lejos, que he leído. Está pasable, tiene unos altibajos un tanto raros. Las primeras 150 páginas la emoción o el enganche al libro va in crescendo, para de repente, pegar un bajón, volviendo a presentar más personajes y dar más descripciones de cosas o actos de los historia, lo que hacía que cogiera un buen sueño a la hora de la siesta.

Por suerte, la lectura volvió a coger el tono otra vez y ya no lo dejó hasta casi las últimas 100 páginas, que sobran como la mierda. Si el autor hubiese eliminado este final (y otras partes), el libro hubiera quedado más o menos niquelado.

Bajo mi entender, el argumento debería haber sido uno, la investigación de la desaparición de una joven, pero al meter otra trama, en realidad, esto hace que sea la vida del protagonista durante un año. Es esto último lo que hace que pierda algo de interés. Si las dos tramas hubiesen estado entrelazadas, el lector estaría enganchado a las dos, pero primero termina una y es entonces cuando entra la segunda. Dos libros en uno. Además la segunda trama entra demasiado rápido y se resuelve tremendamente veloz, lo que hace que parezca más un relleno que algo intrínseco al libro.

Es un libro para estar entretenido durante unos días en lo que no se tiene otra cosa que hacer, pero, personalmente, creo que no lo voy a recordar durante mucho tiempo. Lo único que va a hacer que lo tenga en mi mente es que me voy a leer las otras dos partes de la trilogía, a ver en que termina la cosa. Aun así recomiendo su lectura a todo aquel que esté interesado en la lectura.

Lo curioso es la sorpresa que se lleva uno al enterarse que la sociedad sueca no es lo idílica que uno se imaginaba. No lo digo por la historia, que puede o no ser inventada, sino por los apuntes que da el autor en el inicio de cada parte. Se supone que conforme lo dice se ha de tomar en serio, si luego es una mentira o forma parte del libro, a mi, por lo menos, me ha engañado totalmente.

Read Full Post »

La verdad es que pensé que Australia iba a ser un bodrio romanticón, pero me llevé una sorpresa. En realidad Australia es un peñazo romanticón.

Ahora en serio, la película de Luhrmann es épica-romántica que deja un tanto que desear, no llega a llenar al espectador, por lo menos a mí. Que lo único que vale es para hacer llorar y para que a las mujeres se les acelere el corazón, por no decir otra cosa del cuerpo, cada vez que ponen un primer plano, un plano americano, o cualquier tipo de plano del protagonista.

El comienzo es prometedor con una Nicole que se mete en el papel de la señora repipi inglesa que va siempre más limpia que la señora de Mister Propper, y del Cocodrilo Dundee de turno (Hugh Jackman) rudo él, como casi todos. Pero que conforme va avanzando el metraje, todo se va convirtiendo en rocosidad, dureza y a ver quién es el que pone la cara más dura a este lado del Pacífico. Todo deja de ser interpretación para pasar a ser quién es el más macho o hembra.

Todo esto con la excepción del crío, que aunque todavía le falta saber estar, creo que hace una más que digna interpretación. Para mí lo mejor de la película, junto a la fotografía.

Ni siquiera los efectos especiales, bastantes menos de lo que es normal en este tipo de películas, sin ser malos, se salvan en este film. Sobre todo, en la escena de la estampida cuando el chico para la manada con la mirada en las que las vacas parecían más de dibujos animados más que las pretendidas vacas reales.

La película, en sí, carece de originalidad (aunque rompiendo una lanza por Australia, el cine actual tiene poca originalidad, en general), es una mezcla de película del oeste de las de John Wayne, “Cocodrilo Dundee” y de “Pearl Harbour”, todo esto sumado a lo dicho, hace una película mediocre, que sirve como pasatiempo y nada más, eso sí, siempre en el cine y no en la tele.

Para finalizar, dar un apunte que no tiene nada que ver con el cine, aunque si ha servido para hacer la película. Y es que, según dicen, buena parte del presupuesto lo ha puesto el gobierno australiano con el fin de hacer propaganda de su país y ya de paso hacer que parezca que la gente de Australia ha dejado atrás el racismo hacia los aborígenes. Que así sea.

Read Full Post »

El deporte cada vez está más profesionalizado y, debido a esto, los contratos cada vez están más blindados y, por los tanto, tienen más cláusulas, unas normales (las que suelen estar en todo tipo de contratos) y otras más específicas (las que colocan los clubs o jugadores).

A todo el que le guste el deporte de alto nivel, sabrá de este tipo de cláusula, como la cláusula de rescisión de contrato por parte del jugador, la cual hace que si se quiere ir ha de pagar una cantidad de dinero (normalmente desorbitada) al club al que pertenece. Esta clausula solo existe en España, si mi ignorancia no me contradice, debido a la legislación existente.

Pero hay otras cláusulas que si se pueden catalogar como abusivas (bajo mi entendimiento). Por ejemplo, una que obliga al jugador cedido por un club a otro a no poder disputar el partido que se juega entre ellos. Si entre clubs aceptan esta cálusula, no hay más que hablar. Pero desde el punto de vista del público y del jugador, ¿porqué no ha de poder jugar ese partido?, ¿tánto miedo tiene el equipo que lo cede a que juegue bien y le haga un siete?. Si es así, es porque creen que es bueno, entonces ¿porqué le dejan marchar?. Y si le dejan marchar es porque no creen en él, por lo tanto, dejenle jugar todos los partidos que sus técnicos crean oportunos, incluido contra el equipo del que sale cedido.

Otra cláusula, que es la que me ha llevado a escribir este panfleto, es la que tiene en vilo al CB Murcia estos días. Ante la falta en el equipo de un jugador que coja la responsabilidad de anotar, el club ha dedidio fichar y ha encontrado al jugador lituano Slanina.

Cuando la afición se piensa que ya tiene al jugador fichado, resulta que no puede jugar porque Slanina se fue del último club de la ACB (allá por el 2006) en el que estuvo (Cajasol), con una cláusula que otorga a este club el derecho de tanteo sobre el jugador si es fichado por otro club de la ACB. Esto hace que una vez firmado el nuevo contrato, el Cajasol tiene 10 días para hacer efectivo dicho tanteo. Con lo cual, si el club sevillano no quiere renunciar al tanteo,  ni quiere hacerlo efectivo, el CB Murcia no podrá contar con Slanina hasta el viernes 21, perdiéndose dos jornadas decisivas para los murcianos, ya que se enfrenta a equipos que luchan por no descender de categoría.

Vamos a ver, desde mi punto de vista, si tu no renuevas al jugador en ese momento porque no te interesa, y este se va, en este caso fuera de España, ¿porqué quieres poner esta cláusula que coarta la libertad de escojer equipo allá donde le de la gana al jugador?, simplemente por fastidiar, y más si sabiendo que viene y no lo quieres, ¿porqué no renuncias a la cláusula?, simplemente por fastidiar.

Aunque estas cláusulas no son en sí abusivas, pues son aceptadas libremente por las partes, no creo que sean ni ética ni deportivamente aceptables, y el CSD, o en su defecto los gobernantes, deberían tomar cartas en el asunto y legislar de una forma más restrictiva el uso de este tipo de cláusulas, para así protejer a clubs y jugadores y, sobre todo, al público, que al fin y al cabo es el más perjudicado al no poder disfrutar de los jugadores en las pistas de basket o de cualquier otro deporte en el momento oportuno.

Read Full Post »