Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Hermanos Niland’

El cementerio de La Cambe, es un cementerio militar de soldados alemanes que combatieron en estas tierras normandas. Es uno de los muchos cementerios que se encuentran en estas tierras. Lo que le hace único es que es el más grande de todos, más de 20000 soldados están enterrado allí. Lo que pasa con el cementerio es que no es muy conocido, debido, sobre todo, por que es el cementerio de los invasores y perdedores. Es mucho más conocido el americano, por se el de los libertadores, además de ser más fotografiado y filmado.

Perdón, me he lanzado muy directamente al tema del que va a tratar este post, de lo que hicimos este penúltimo día en Normandía.

Lo primero de todo muy buenas. Y a partir de este momento a contar lo que hicimos ese día. Hoy nos encontramos todos en perfectas condiciones para movernos y disfrutar de los lugares que vamos a visitar.

Evidentemente la diana sonó muy temprano, a las nueve debíamos estar en nuestro primer punto de visita. El día amaneció sombrío y gris, incluso un poco mojado con una ligera llovizna intermitente. Este amanecer ayudó mucho en la visita del cementerio de La Cambe, que como ya he dicho, es un cementerio alemán. Se caracteriza en que las tumbas están marcadas con placas en el suelo y de vez en cuando grupos de cinco cruces pequeñas. Todas ellas, placas y cruces, de piedra oscura volcánica. En el centro hay colocado un montículo con una gran cruz de piedra volcánica también, en el que están enterrados mucho soldados alemanes desconocidos. Paseamos silenciosamente, procurando guardar el mayor respeto y no romper la paz que trasmite el lugar.

Tras presentar nuestros respetos a los soldados alemanes, continuamos el recorrido que teníamos marcado. De aquí nos dirigimos al Pointe du Hoc. A partir de aquí el día empezó a despejarse, como si supiera que ya habíamos salido del campo santo de La Cambe.

Al llegar a Pointe du Hoc nos encontramos un paisaje lleno de cráteres que fueron ocasionado por el tremendo bombardeo que sufrió por parte de la aviación aliada los días anteriores al desembarco y por los barcos americanos ese mismo día D, y que los que mantienen el lugar lo han dejado tal cual quedó esos días para que uno pueda darse cuenta del tremendo ataque que sufrieron los alemanes.

La batería alemana está situada en la cima de un acantilado de unos treinta metros de altura y tenía, o debía tener, seis cañones de 155 mm que amenazaban el desembarco de las playas Utah y Omaha. Y digo debía, porque en realidad solo estaban las casamatas y unos tubos que falseaban los cañones. Los verdaderos cañones los habían sacado los soldados alemanes unos cientos de metros tierra adentro para que no fueran dañados en los intensos bombardeos que sufrieron.

Cuando los Rangers consiguieron llegar a la cima se encontraron solo con lo que quedaba de las tropas de a pie alemanas, pero ni rastro de los cañones. Aún así avanzaron en su incursión y de casualidad encontraron los cañones y los inutilizaron, para después retroceder hasta la batería, donde debían aguantar hasta la llegada de refuerzos y reemplazos desde la playa de Omaha

Lo malo que es estos refuerzos debían llegar en unas horas y tardaron un par de días, con lo que la defensa del emplazamiento fue muy dura, hasta el punto que estuvieron a punto de quedarse sin munición. Por fin, el día 8 llegaron estos y pudieron descansar.

Nosotros íbamos de hoyo en hoyo haciendo el pollo, bueno de cráter en cráter para así entender y creer lo que se vivió allí. Justo en la punta del promontorio se encontraba el bunker por el que se fijaban las coordenadas de tiro de las baterías, el lugar donde tenían mejor visión del canal. Encima de este se ha colocado un monumento que simula la daga que llevaban los comandos de los Rangers.

Tras una horica paseando por este paisaje lunar continuamos hacia el lugar estrella del día, la playa de Omaha.

Entramos por la punta más al oeste de la playa, lo que se le llamó sector Charlie, por la población de Vierville sur Mer. En la orilla de la playa aparcamos el carromato y pudimos tomar medidas de lo tremenda que era la playa, tanto en longitud como en anchura, más o menos unos 8 kilómetros de largo y unos cientos de metros de ancho cuando está con la marea baja, como el día que estuvimos allí.

En la playa de Omaha ocurrió el desembarco más sangriento de todo el día D. Empezando desde los días anteriores al mismo con el bombardeo aéreo de los emplazamiento alemanes que fueron un absoluto fracaso y apenas hicieron daño, con lo que los soldados se encontraron una fuerte defensa. Ni siquiera con los disparos desde los barcos lograron diezmar mucho a los alemanes. Eso provocó una verdadera matanza en los soldados estadounidenses que se encargaban de tomar esa playa. Se estima en alrededor de 4500 las bajas americanas y unas 1000 alemanas. Incluso se llegó a pensar en algún momento en dar marcha atrás al desembarco en esta playa.

Por suerte al final del día se había conseguido alguna incursión haciendo pequeñas cabezas de playa que sirvieron para que el par de días siguientes terminaran de tomar la playa totalmente.

En esta playa, en uno de los emplazamiento de ametralladora alemanes estaba al que se denominó “la bestia de Omaha”, Heinrich Severloh. A este soldado alemán se le atribuyen la muerte de más de 2000 soldados americanos con su ametralladora MG-42. Personalmente me parece un tanto exagerado el dato. Dicen que disponía unas 12000 balas y que cuando los americanos llegaron a su emplazamiento no quedaba ninguna. Pero eso no significa que fuera tan eficiente, además de que en su sector no creo que solo estuviera su ametralladora con lo que es factible, que aunque si fuera muy sangriento su ataque, no consiguiera abatir a tantos soldados americanos. La proporción es que de cada seis balas que disparó una logró su objetivo. Creo que es una probabilidad muy alta para el stress que debió sufrir en esos momentos.

Después de pasear y tomar el solecico bueno en ese punto durante un tiempecillo, y tras un intento de estafarnos por parte del bar del lugar, volvimos a la camioneta y nos movimos a lo largo de la playa hasta llegar al centro de ella, donde se sitúa un espectacular monumento al combate de ese día. El monumento está acotado con una mini barrera para que a nadie se le ocurra poner las manazas en semejante símbolo a la libertad y a la paz.

El monumento a los Bravos o Valientes simula unas alas, las alas de la libertad, esperanza y fraternidad. De la libertad por el ejemplo de los se levantaron contra el opresor. Esperanza para que su espíritu nos siga inspirando y que unidos se puede conseguir cualquier cosa. Y fraternidad para recordarnos nuestra responsabilidad hacia los demás y hacia nosotros mismos.

Alrededor de este monumento y lugar nos movimos con más tranquilidad para disfrutar del sol, quitarnos las zapatillas y pisar la arena. Por supuesto, hacer unas cuantas fotos.

Llegaba el momento de la comida. Ya teníamos hambre después de estar dándonos un buen tute matutino. No me acuerdo ni donde, ni que comimos, pero seguro que no fue barato, justo estábamos en la playa más visitada, con lo cual, la playa más cara para los turistas. Lo mejor para los que tengáis intención de ir por estos lugares es que os preparéis un bocatas de salami y unas cervecillas, el bolsillo lo agradecerá.

Casi sin descanso ni siesta nos fuimos al siguiente punto de visita, el cementerio americano. Está en el municipio de Colleville sur Mer con la playa de Omaha a sus pies. No podían haber escogido un lugar mejor para dar descanso y rezar a los muertos por esa batalla. En el se encuentran enterrados más de 9000 soldados que murieron en la segunda guerra mundial, además de uno que murió en la primera guerra. Este es un hijo del presidente de los Estados Unidos Theodore Roosevelt, Quentin. Fue enterrado junto a otro hijo del presidente que murió en la segunda guerra, Theodore Jr.

También están enterrados dos de los cuatro hermanos Niland que lucharon en la segunda guerra. En la historia de estos se inspiró Steven Spielberg para hacer “Salvar al soldado Ryan”

Si bien hacía un día estupendo, el abotargamiento se apoderaba de nuestros cuerpos tras haber comido y había momentos que estábamos allí, pero como si no estuviéramos.

Eran las tres de la tarde cuando terminamos la visita al cementerio americano y media hora después estábamos aparcando a los pies de la batería de Longues sur Mer.

Esta iba a ser la última batería del muro atlántico que íbamos a ver en estas vacaciones. Algunos pensaron “ya está bien de tanto cañón” Puedes acceder sin ningún tipo de cortapisa, no está encerrada en un recinto, ni posee ningún museo, ni nada de nada. Solo hay un pequeño aparcamiento al lado con un pequeño punto de información turística.

Se puede pasear, subirse encima, entrar en las casamatas o ir al punto de tiro libremente. Además no está abandonado a la mano de Dios, tiene sus alrededores con la hierba bien cortada y muy limpico el suelo. Además te encuentras que los cañones que están en los bunkers son los auténticos de tiempo, nadie se los ha llevado, ni están reconstruidos. Están tal cual los dejaron los británicos después de tomarla.

La batería consta de cuatro casamatas de disparo y su bunker del puesto de tiro. Por supuesto, en su momento también disponía de puestos de ametralladoras y antiaéreos, que ahora apenas los descubres, pero eso si, están ahí, así que hay que ir con cuidado, sobre todo, fuera de los caminos por si caes en alguno de ellos.

Fue bombardeada los días anteriores al desembarco (apenas le hicieron rasguños) y luego atacada por varios barcos de la flota aliada hasta que el día 7 fue tomada muy fácilmente por soldados ingleses procedentes de Gold beach.

Estuvimos paseando por los bunkers, los críos subiéndose a los cañones, nos hicimos una fotico en un Willis que algún voluntario lo llevo ese día. Cuando llegó el momento de ir al puesto de tiro todos se rajaron salvo mi hermano, mi hija y un menda lerenda. La verdad es que el día había sido largo y aunque no eran ni siquiera las cinco de la tarde, el cansancio empezaba a tocarnos los músculos.

El puesto de tiro está muy bien conservado, apenas le dispararon, tiene algún que otro cañonazo, pero apenas afecto a la estructura. Está situado a 300 metros de los bunkers, al borde del pequeño acantilado. Tiene una visibilidad magnífica de lo que se le venía encima. La batería cubría las playas de Omaha y Gold, gracias al alcance de sus cañones.

Después de estar subiendo y bajando por el puesto nos fuimos adonde estaban los otros, que estarían cansados pero se estaban tomando un heladito bueno para recuperar fuerzas.

Hoy casi se habían acabado las visitas culturales. Digo casi porque todavía íbamos a bajar a Bayeux a ver un espectáculo de luz y sonido que hacen todos los veranos sobre la catedral y un árbol centenario que hay al lado.

Llevábamos tiempo viendo carteles por los postes en las carreteras anunciando el evento y pensamos que podía esta bien verlo. Así que después de descansar un rato en casa y tomar algo de cena nos acercamos a Bayeux, solo se quedaron en casa Toñi y Mariluz. Se arrepintieron.

El espectáculo fue un espectáculo, valga la redundancia. Mientras la catedral era iluminada con distintos dibujos o luces de colores, en el árbol de la libertad (así lo llaman allí porque fue plantado tras la revolución francesa, el de Bayeux dicen que fue plantado en 1797) eran proyectadas imágenes acompañadas con música o historias. Alucinante. Lo bueno fue que no había mucha gente, sobre todo, debido a que no se hacía solo un pase en todo el verano, se iban haciendo cada dos o tres días durante los meses de julio y agosto.

Ya de madrugada nos recogimos en nuestra madriguera esperando la llegada de la nueva luz del nuevo día.

Hasta pronto.

Anuncios

Read Full Post »