Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘St Malo’

Hoy iba a ser otro día de arte y monumentos. Íbamos a visitar la parte más al oeste de Normandía y lo más al este de Bretaña. El Monte San Miguel o Mt Saint Michel y St Malo.

Madrugar jode, pero en medio del campo, escuchando nada más que los pajaricos, se hace mucho más ameno, menos estresante. La tranquilidad que tiene la casa es única. Solo se rompe el silencio cuando los inquilinos, osea nosotros, se levantan, cuando empezamos a subir y bajar, cuando hacemos tintinear las cucharillas contra la porcelana de la taza de café haciendo que se disuelva el azúcar, cuando empiezan los gritos de a ver cuando sale uno del baño para entrar otro, en resumidas cuentas, cuando la vida empieza a emerger, cuando el sol se levanta por donde siempre.

Sobre las 8,30 de la mañana ya habíamos recorrido los casi 130 kilómetros que separaban la casa del aparcamiento habilitado para los turistas que van a visitar el pueblecito. De este al pueblecito hay varias formas de ir, un carruaje con sus caballos y todo, un autobús que sale cada cierto tiempo, o andando. Nosotros escogimos ir andando para así empaparnos de toda la belleza que rodea y que es St Michel.

Al llegar la marea estaba baja, así algunos de nosotros decidimos meternos a la arena y tener otra visión de la mole que emergía delante de nuestros cuerpos. Esa mole consta principalmente de la abadía dedicada al arcángel San Miguel y lleva más de 1300 años en pie (se empezó a construir en el año 709, aunque no fue hasta el 966 cuando se instalaron los benedictinos). El lugar es uno de los sitios más visitados de Francia y el más visitado de Normandía con alrededor de más de 3 millones de turistas al año. Y en cambio solo viven una treintena de persona en el peñasco. Fue nombrada patrimonio de la humanidad en el año 1979.

Mientras estábamos en la arena no paraba de acercarse gente, y conforme avanzaba más el día, más eran las personas que llegaban. Joaquí, Mariluz, Toñi y Elena se cansaron de esperarnos y accedieron al recinto amurallado, así, hasta una hora y pico más tarde no volvimos a estar juntos otra vez.

Hasta que no cruzamos la puerta de entrada/salida no nos dimos cuenta de la cantidad de peña que visita el monte. Prácticamente había de dar machetazos para poder avanzar, y como todo lugar de este tipo que se precie, antes tenías que pasar por multitud de tiendas y tiendecitas que vendían todo tipo de productos publicitarios del lugar, desde cucharillas y platos pintados hasta las típicas camisetas y sudaderas con distintos y variopintos dibujos del monte.

Empezamos a callejear por las tres calles que hay en una dirección y en otras. Nos movíamos despacio debido al gentío que había. Cruzamos por una callejuela que nos llevó a un cementerio al pie de la misma abadía. Y de allí, atravesando al iglesia de San Pedro, pensando que íbamos a acortar distancia, nos volvemos a encontrar en la calle principal.

Un poco más adelante se reúne el grupo otra vez. Empezamos a ver una cola que sale de una puerta de la muralla más cercana a la abadía. Resulta que era la cola para poder acceder a la misma. Si queríamos entrar deberíamos ponernos en la cola y esperar a poder entrar. Pero lo malo era que todavía nos quedaba una media hora o una hora para poder llegar a la puerta, y desde allí todavía un par de horas para poder entrar.

Así que decidimos dejarlo estar y no perder semejante tiempo, y no porque no valga la pena visitar la abadía, sino porque deberíamos vivir más tiempo y más lugares. Volvimos a la iglesia de San Pedro para que el resto del grupo la viera, así como el cementerio. Y de aquí, nos fuimos a un pequeño parquecito a comer. Allí teníamos que estar muy pendiente de las gaviotas, pues estaban al acecho para llevarse todo lo que pillasen. A nosotros no nos lo quitaron, pero a una familia descuidada si se llevo una gaviota un bocadillo. Y ahora vas y la pillas.

Aunque precioso, el monte se ve muy deprisa (salvo que entres en la abadía), y una vez comidos decidimos acercarnos a St Malo. No entraba en nuestros planes, pero como no teníamos nada que hacer nos dirigimos para allá.

Nos fuimos paseando por la carretera de la playa (salvo un par de tramos) En Le Vivier-sur-Mer hicimos una pequeña parada técnica y nos encontramos un pedazo de Rolls Royce antiguo. Todo un carro.

Sobre las 4 y pico llegamos al casco antiguo de St Malo. Esta es otra cosa, ni mejor ni peor, simplemente otra cosa. Es una ciudad con playa, más grande que Mont St Michel, y con un pequeño centro histórico. Allí fue donde nos dirigimos.

El casco viejo es una pequeña zona amurallada. Entramos por una de las puertas y nos dirigimos a ver al catedral. Aquí podíamos andar tranquilamente, a pesar que es verano y hay gente, pero no hay tanto gentío como en San Miguel. Tras la visita a la catedral, que, por cierto, es bastante pequeña, parece más una iglesia que toda una seo. Pues eso, tras la visita a la catedral, empezamos a callejear sin dirección. Aparecimos en una plazoletilla en un alto donde había una estatua dedicada a un corsario francés nacido en St Malo, Robert Surcouf. Seguramente, John Travolta se inspiró en esta estatua para realizar parte del baile de “Fiebre del sábado noche” Solo hace falta que la veáis para que sepáis lo que digo.

De ahí continuamos por lo alto de la muralla rodeando la zona vieja. Desde allí vimos distintas playas y el puerto. En una de las playas habían construido como una piscina, la cual se llena de agua cuando está la marea alta y se puede disfrutar cuando la marea es baja.

Tras un par de horas moviéndonos por allí llegaba la hora de empezar a recogerse. Aún nos quedaban un par de horas de regreso. Pero antes dimos una vuelta sin rumbo con el coche, así encontramos una torre que resulta ser un museo sobre los movimientos de navegación a través del cabo de Hornos.

Ya de forma directa llegamos a casa, cenamos y vimos las estrellas antes de irnos a dormir.

Hasta pronto.

Read Full Post »